viernes, diciembre 15, 2006

Quien da primero...


Se llamaba Generoso y era el temba más alardoso del vecindario. Además, de generoso, solo el nombre. Cuantas veces siendo niño vi al Gene dándole instrucciones a los chamas sobre como debían enfrentar futuras trifulcas. “Quien da primero da dos veces” decía este emulo de Sagarra y hasta te daba una sesión de entrenamiento gratis en la difícil disciplina del boxeo callejero. Así era de desprendido! Si eras bueno dando piñazos hasta te podías convertir en el “héroe” del momento y en el preferido del Gene, pero solo por un tiempo hasta que inevitablemente perdieras una de las broncas. No se puede ganar siempre en las calles del barrio. Eso se aprende con sangre!

Aunque nunca fui uno de los preferidos pues mis broncas tendían siempre a terminar en un empate, personalmente use este consejo en algunos altercados y tengo que reconocer su extrema efectividad. Es mas, lo mas probable es que el que de primero sea el único que de.

Pasaron los años y nuevas experiencias me hicieron comprender que la mejor defensa es "abrir un buen becó” y sobre todo mantener la velocidad sin mirar atrás. Después de todo es mejor que digan aquí corrió que aquí murió; sin dudas este ultimo refrán brinda una escala de sabiduría superior. Los consejos de Generoso estaban ya olvidados para mi.

Pues bien cual no seria mi asombro una noche de Junio de 1997 en la cual este refrán fue elevado a un nivel nunca antes pensado. Esa noche sentado cómodamente en la sala de mi casa y apertrechado con un six-pack a mi diestra y los imprescindibles manisitos a mi siniestra vi a Mike Tyson mordiendo no una sino dos veces la oreja de su contrincante! Y sin recibir un solo mordisco en contra! Entonces comprendí que Tyson había encumbrado a una nueva dimensión de agresividad a este refrán-consejo, algo que ni el mismísimo Generoso el alardoso hubiera podido imaginar. Casi podía oír la risa del viejo mañoso, la misma risa burlona que le dedicaba a los perdedores de nuestras batallas infantiles.

Después de saltar del sofá como si fuera la banqueta de mi “esquina” y de frotarme los ojos pues no podía creer lo que estaba viendo, en fin después que “el humo de la batalla se disipo” y apague el televisor, me quede un rato sentado sin poder moverme recordando al Gene y a su alarde barato de barrio habanero. Y llegue a la conclusión que definitivamente en mi barrio, “Tysito” hubiera sido El Preferido y de que "Quien muerde primero, muerde dos veces!"

Mi película inolvidable!

Mi película inolvidable!

Quien es?