martes, septiembre 11, 2007

Aguar la fiesta


Este si que es bueno! En todos los años que viví en Cuba vi aguar muchas cosas: el potaje cuando no alcanzaba, el alcohol de la bodega para hacer guarfarina (y el mas moderno “destello ferroviario”), la pintura pa’ estirarla y darle una manito extra a la barbacoa; en fin en Cuba el agua adquiere realmente ese estado único de liquido universal y fuente de la vida. Claro que hay lugares en Cuba donde hasta conseguir el agua es un problema. Pregúntenle a los habitantes de Los Sitios, Pogolotti, la Isla del Polvo, Carraguao etc , etc. Para esos pobres humanos la lucha por el agua es una batalla perdida. Es un espectáculo deplorable verlos correr con cuanto recipiente, vasija, lata o tonel encuentran entonando “alegremente” su famoso grito de guerra: “Llego la pipa!”.

En sentido general el agua ocupa un lugar importante en el léxico del cubano desde los primeros habitantes de nuestro archipiélago, y para los que tienen duda aquí les pongo algunos vocablos de ejemplo: Los patrióticos Demajagua y Baragua, aunque debo aclarar que este último ha sido confundido por algunos visitantes como un slogan de marketing un poco raro, si porque ser un eterno Bar donde solo se sirve agua no debe atraer a muchos turistas mas inclinados a otros líquidos espirituales; los zoológicos bibijagua y caguayo y ojo con el lagarto que mas bien parece una referencia a algún problema estomacal personal, el deportivo majagua, el financiero Magua, el vehicular guagua y el naval piragua formado por dos de los vocablos de conjugación mas popular hoy día en Cuba: “voy en pira” “por el agua”. En fin que podríamos estar todo el día encontrando ejemplos de la importancia de la palabreja y del precioso liquido en nuestro querido país.

En referencia a la frase que nos ocupa, aunque no estoy seguro, el origen debe provenir de las fiestas o guateques que se hacían en nuestra florida campiña antes, cuando Cuba reía y déjenme aclarar que el concepto de tiempo “antes” tiene muchos significados que serán tratados en futuros refranes. Quizás esa fue la expresión que usaron los nobles habitantes de nuestros campos cuando ya lista la celebración de turno, con macho asado y yuca, ron peleón servido en jícara, las guitarras y los tres engrasados pa’ comenzar el guateque, el cielo abría sus compuertas y a correr to’ el mundo. Claro que ese mínimo percance no es comparable a la clase de “aguacero” que nos esta cayendo arriba y que al parecer no tiene para cuando escampar. Y si, siempre que llueve escampa, pero lo que si jode es el fanguito; imagínense el lodazal que nos espera después de tamaño diluvio! La fiesta se le aguó a todo el mundo con carácter permanente y para añadir más liquido, Cuba lo único que puede hacer ahora es llorar.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Si digo: "perro maldito al infierno" (la famosa frase de Los Días del Agua), ¿adivinan a quién me refiero? ¿Necesitaremos de un conjuro acuífero como este para resolver el PROBLEMA?

Medea dijo...

lo del agua es mas serio de lo que imaginamos... tengo una amiga que stuvo en Cuba el anno pasado y dijo que en todas las casas que visito el inodoro estaba roto, o no tragaba normalmente o no habia agua... en resumen todo apunta a la infraestructura... a lo que no se ve... pero esta ahi... cannerias rotas, fosas desbordada, agua contaminada... y de eso no se habla... pero se siente y de que manera!!!

Mi película inolvidable!

Mi película inolvidable!

Quien es?